Estos días hemos compartido travesía con una familia francesa, amantes del mar y la náutica.

Pasaban sus vacaciones en Gran Canaria y quisieron disfrutar de un día en nuestro velero.

Cada excursión, cada travesía, es diferente y emocionante, pero cuando tienes como pasajeros a un grupo de «marineros», se vive de forma diferente.

Empezó siendo un día tranquilo por las condiciones meteorológicas, que fue aprovechado por los hijos para dedicarse a otra de sus aficiones, la pintura a bordo.

Después del almuerzo la tarde se animó con mucho viento y esto, para los amantes de la navegación , significa doble diversión. Tanto fue así, que incluso se animaron a patronear ellos mismos el Vandross.

Gracias a la familia Ribeyrolle por elegirnos para su experiencia de mar en Gran Canaria y esperamos volver a verles pronto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.